miércoles, 23 de junio de 2010

TOGETHER THROUGH LIFE

Rock&ro 23/06



Una de las primeras filtraciones que me llamó más la atención del disco del año pasado de Bob Dylan fue su título.Me pareció y me parece un homenaje en toda la regla a sus fans y una forma de resumir de manera simple nuestra relación con él.
Hay personas que están hechas para disfrutar de la ola con una tabla, otras para ser sumilleres de la mejor bodega y otras para disfrutar de todo lo que sale de la cabeza compositora de este creador tan particular y tan universal.
Tiene muchos, muchísimos ángulos desde donde contemplarle porque se ha vestido con todos los ropajes habidos y por haber pero , siempre o casi siempre, ha dado en la diana.
¿No es lo que hacían los juglares para entretener a la Corte y hacerles así reflejarse en el espejo de sus miserias y grandezas?
No se puede abarcar y me planteaba hacer hoy el programa de radio sobre él aprovechando que pasa por aquí cerca pero no veo como poder estructurar cuatro canciones y poder convencer a alguien de que vaya a ver al más grande a estas alturas de la película.
El otro día, trazando mis ya recurrentes "curvas de la Peña Angulo" con el coche, escuchando el Hard Rain Especial que prometo enviar a los que me lo pedisteis en cuanto tenga un poco de tiempo, llega un tema como You´re a big girl now ( mi favorita de esa época) y lo canto por encima porque me sale de las entrañas y me la sé de memoria. Sus canciones son esos zapatos que calzan cómodo y que tienen "las cicatrices que el sol no ha podido borrar"
Están vividas y usadas a destajo y sus versos los has aplicado a decisiones que has tomado, reflexiones que te han surgido e incluso equivocaciones que has cometido.
Me refiero a que los Arctic Monkeys me pueden lanzar a la calle como un chute de adrenalina o los Fanclub a regocijarme con los primeros días del verano pero tal y como Bruce señaló, Bob es el cerebro del rock and roll y es una auténtica filosofia de vida, aparte de su uso multifunción para provocarte esas reacciones químicas de comportamiento como otros artistas y grupos.
De ahí su grandeza.
Yo no cambio NADA por los momentos vividos los 15 días en los que me he citado con él. Incluso el de Collado Villalba de mosqueo, sin querer escuchar lo que me parecía vacio, sin alma y esa reacción mía de irme para el fondo hacia atrás para no ser testigo como cuando mi hijo me ve bailar y dice "Aita eres ridículo".Esa escena la tengo grabada y no la olvido tan fácil.
Las demás veces todas han sido positivas, el concierto "es una fiesta" que decía Hemingway pero soy exigente, crítico y siempre hay momentos dentro de la grandiosa ocasión que es ver un concierto de Bob Dylan.
Edu Chinaski lo está contando también y yo me quiero centrar en lo más mágico y especial de esas quince ocasiones: bueno catorce más el enfado de Collado Villalba.
El medio minuto number one vivido por un servidor, semejante al Just like a Woman del "Albert Hall" 66 fue , sin dudarlo, la cuarta estrofa de Boots of Spanish Leather -Vitoria -1993:como Curro Romero pegó el gran muletazo de la gira, recreándose en la gloria de la estrofa...ampliando las sílabas como chicle mascado...
Entonces lo grabamos con cinta y walkman pero no captó "ese fantasma" que pasó por allí.

Oh, but if I had the stars from the darkest night
And the diamonds from the deepest ocean
I'd forsake them all for your sweet kiss
For that's all I'm wishin' to be ownin'.

Recuerdo la actitud punky de Donosti 89 (allá estaban Mikel Laboa y Ruper en primera fila) , el Mr Tambourine Man de Bilbao con el micro y el Forever Young de Escalarre y su traje blanco y los aires camperos (pagamos el pastizal de la pulserita sólo para ver a Dylan) y el Trying to get to heaven y Standing in the doorway de Paris y los aplausos de los parisinos ; el Gotta Serve somebody de Santander escupido a la cara de los invitados de Botín que no habían pasado por caja; el Love Minus de Roma y los estruendosos gritos de los romanos como en el viejo Imperio y lo maravilloso que fue escucharle Workingman Blues en Pamplona en mi última cita.
Tantos recuerdos...tantos escalofríos...tantas sweet memories...
Pero el sábado será especial...muy especial...y ya os contaré por qué.

Nota: Blowing in the Wind es una canción GRANDIOSA y digna de finalizar un concierto forever.Esto es lo que nos viene...Charlie Sexton le da la presencia y alegría que necesita el Abuelo.
Por cierto, cuando Javi y yo fuimos a Eskalarre, al concierto de la vaca a verle y decidimos ir por carreteras secundarias con vistas a los Pirineos, sonaba en nuestro coche Leonard Cohen con su Recent Songs...esos detalles que nunca olvidaré...






2 comentarios:

  1. "Viviendo a destajo". Bonito homenaje.

    ResponderEliminar
  2. Gran post amigo!Nos vemos en primera fila,¿que camiseta llevaras?
    un abrazo

    ResponderEliminar

Amo la música más que a todo.

Amo la música más que a todo.
Todos los textos pertenecen a Joserra Rodrigo salvo citas y párrafos con su autor referenciado.