martes, 9 de octubre de 2012

PARECIDOS RAZONABLES: EL TIGRE DEL GUADARRAMA-WAY TO BLUE

La Polar me reclamaba a la región de los frios:El Guadarrama

El ambiente que nos rodea es tremendamente triste, no se lanzan más que mensajes desesperanzadores, como si nos quisieran llevar a todos a una rendición o a un suicidio colectivo, como si las personas sobraramos.
En esta tesitura inevitable nada mejor que recordar dos obras maestras gemelas porque describen un momento de violencia inmensa con uno mismo, de final inevitable y poético.
Me da vergüena sacar del buzón papeletas electorales en sobres brillantes y caros, me dan asco los esloganes del tipo estamos para hacer lo que tenemos que hacer u otros como anuncios de perfumes. Podrían, al menos, evitar reirse de las personas después de haberse ya carcajeado lo suficiente.
Me preocupa una muerte lenta como sociedad mal organizada , perdiendo la dignidad,  empezando por la de cada uno. Siento el aliento del tigre de Guadarrama y un camino a la tristeza porque cuando no respetas al que trabaja y al que no puede hacerlo, todo se justifica.
No es mi pretensión deprimir pero si reflexionar un poco, ponerse en situación y hacer todo lo posible por evitar sentirnos derrotados. 

Leed y escuchad esta p.o.m. como utilizan la violencia indiferente de la bella naturaleza para reflejar la más profunda de las soledades. Spine-tingling.

Rodé haciendo la croqueta 
por una larga pendiente alegremente,
consciente de que mi meta 
era al fin hallar la muerte.
Se abrazaron los helechos a mi pecho 
obstáculo ligero a lo inminente. 
Por si acaso, a mi paso y con los dientes, 
iba arrancando setas, 
eligiendo cuidadosa 
aquellas más venenosas: 
las amanitas faloides, 
las amanitas virosas.
Varias veces dio mi frente 
contra el duro granito jaspeado 
disfrazado con verde sombrerito 
de musgo floreado
apariencia inocente 
que oculta cuarzo, mica y fesdelpato 
también perdí un zapato.
Luego, de bruces, 
fui a dar en el arroyo 
"ploc, ploc, ploc", 
alegres montañeros federados 
entonaban los aires del Tirol: 
"iulereiriu...".
Cegáronme las luces 
que pone el sol en lomos de bermejas
humildes pececillos de secano; 
la campana del pueblo más cercano 
convocaba a las viejas.
Todo el arroyo serrano 
se introdujo por mi boca de repente; 
colgado de una roca, 
un barbo me observaba indiferente.
Recibí la visita del milano, 
del buitre carroñero 
y su hermano menor don alimoche, 
rapaces en sus gustos muy exigentes.
Me aliñaron con exceso 
tomillo, salvia y cantueso; 
luego en mi se hizo la noche.
Un dominguero cantaba una canción 
mientras lavaba el coche.
Antares del Escorpión 
me hacía guiños rojizos, 
la Polar me reclamaba 
a la región de los fríos.
Del fuego del corazón 
huía la débil llama, 
yo no entendía porqué
dormía en el río aquél 
sin camisón ni pijama.
El Tigre del Guadarrama
Silencioso y a paso lento, lento
Se acercó hasta mí
Husmeando el viento
Y bebió de la corriente en mi cama
En reposo, suavemente
Y luego se alejó, con sumo tiento,
Blandas zarpas de algodón en rama
Yo no le vi
Más sentí su aliento.

Me parece la canción más tremenda , triste y brillante escrita en la lengua de Quevedo y la otra en la de Shakespeare: sientes el dolor de alma, como un cuchillo, me alucinan estas dos obras maestras que encajan también como editorial continua en este año de locos. Algo pasa:todavía no lo vemos pero sentimos su aliento.

Nadie ha escrito como las Vainica, estoy inmerso en ellas, de nuevo.



Don't you have a word to show what may be done
Have you never heard a way to find the sun
Tell me all that you may know
Show me what you have to show
Won't you come and say
If you know the way to blue?

Have you seen the land living by the breeze
Can you understand a light among the trees
Tell me all that you may know
Show me what you have to show
Tell us all today
If you know the way to blue?

Look through time and find your rhyme
Tell us what you find
We will wait at your gate
Hoping like the blind.

Can you now recall all that you have known?
Will you never fall
When the light has flown?
Tell me all that you may know
Show me what you have to show
Won't you come and say
If you know the way to blue?



9 comentarios:

  1. Es preocupante Joserra. A mi hay días que se me hacen demasiado cuesta arriba, me cuesta aguantar el tipo. Yo tampoco quiero deprimir, pero ya llegamos tarde a lo de tomar conciencia. Estamos a la merced de una gran tempestad. Saludos y cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece querido Chals, it´s too late, tantas canciones se titulan así.Sólo cambiaria esto un gran movimiento popular pero, la gente está por labor? No. Aprendamos de las sabias canciones. Un abrazo y gabon.¿La de Vainica no te parece acojonante? Me produce escalofríos siempre que la escucho, es como una película de las buenas.

      Eliminar
  2. La realidad supera la ficción. El ambiente de pesimismo está invadiéndolo todo y resulta muy difícil abstraerse, aunque por otra parte creo que mejor tomar posiciones que mirar hacia otro lado o no mirar lo que está pasando.

    Qué fuerte, le decía el otro día a Jesus en su post que había vuelto a recuperar estos días "el tigre de Guadarrama". Nunca entenderé, amigo mío, por qué en este país casi nadie conoce a las Vainica. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Johnny, my friend, se conoce tampoco folk del nuestro en este nuestro país... Y lo hay tan bueno.

      En fin...

      Eliminar
    2. Joserra, esto es casi desesperante. Yo me agarro a Whitman como si fuera un personaje de los cuadros de Delacroix...

      Un abrazo grande.

      Eliminar
    3. Yo tampoco lo entiendo.Y no sólo como roqueras, sicodélicas y ejemplo de humildad sino porque son las mejores letristas que existen, bueno son poetas, son la leche. Antonio Vaga sin ir más lejos las adoraba porque Vainica son lo más.Son literatura en letras de oro y ganchillo.

      Eliminar
  3. ¿Hay algún inicio de canción más triste que el Way to Blue?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, son primas hermanas. La has clavado (como siempre)

      Eliminar

Amo la música más que a todo.

Amo la música más que a todo.
Todos los textos pertenecen a Joserra Rodrigo salvo citas y párrafos con su autor referenciado.