lunes, 30 de mayo de 2011

INFIDELS: EL CAMBIAZO

Ponte  Infidels por montera
Infidels es ese examen que preparas para un sobresaliente y se queda en un bien por estúpido, por precipitado, por no pensar bien como estructurar las respuestas e irte por los cerros de Úbeda, por tratar de ser variado y dejarte varios ases en la manga. Infidels ya no vuelve a ser lo mismo desde el primer Bootleg Series, momento en que te das cuenta que el setlist debiera haber sido el siguiente:

Cara A:
Jokerman
Sweetheart like You
Foot of Pride
License to Kill
Tell Me

Cara B:
Lord Protect My Child
I & I
Don´t fall apart on me tonight
Blind Willie McTell

Sin embargo, recordarás con el tiempo con cariño esa pérdida de oportunidad de brillar en el resultado, esa zarapastrosidad y capricho del que hace gala el minesotarra y que en palabras de Diego A. Manrique nos hace fanáticos perdonatodo pero que , en mi caso, ayer viéndo por segunda vez el reportaje televisado Las Huellas de Dylan me dió cierta vergüenza de lo que va la peña dylanera ( y eso que a alguno le conocía de colas previas y es muy dylanero eso de ver la paja en ojo ajeno)
Me hace crítico, las cosas como son. Infidels podría haber sido redondo, otros como BOTT, Blonde o Highway no se pueden superar, ni en contenidos, ni en secuencia, ni en sueños.
Creo que si las caras del vinilo hubieran sido como aquí se proponen estaríamos hablando de otra p.o.m.
Leed , leed de nuevo y pensarlo detenidamente, es más , grabaros un cd si tenéis Infidels y Bootleg con ese guión y me contáis como va la fiesta.
Omito hablar del blues resultón que es Man of Peace , salvado por escuchar a ese demonio que es Mick Taylor, de lo machacona e irritante que resulta Neighborhood Bully , anda que le den al sionismo por ese sitio y a esa crispación...y al Born in The Usa real que todos malinterpretamos en Bruce, pobre hombre, que es Union Sundown.
No son canciones para tirar al cubo de la basura porque tienen chispa en sus riffs , vamos no son vomitimas como el Ugliest Girl del Down in the Groove pero nah, nah...fuera, prefiero que me hable de Jesucristo en clave de gospel, estoy más acostumbrado a eso por el soul y por la educación de colegio de jesuitas.
La vuelta a la banda mixta inglesa-jamaicana, le da un aire más internacional a Infidels, suena francamente cojonudo porque tener a Sly & Robbie es tener latido e impulso, Mark Knopfler está sobrio y repitiendo riffs de antaño, de cuando tenían el blues del Wild West End y todavía eran pub-rock, su labor en Jokerman es digna de subrayado en el C.V. y Taylor, siempre ahí detrás,  tan resultón (es un disco de guitarras, es puro british rythm and blues)
De hecho, escucho ahora el vinilo viejo, joder me lo trajo mi hermano de Paris cuando salió, también a Frias por mi cumpleaños, the Frias-Summer-Bob conection, con un par de meses de anticipación allí en la meseta y me suena a gloria pura , hasta mis descartes,  porque los músicos está soberbios.
Pero centremonos en el Infidels p.o.m. imaginario de arriba: por partes, Jokerman es una de sus grandes canciones y no ha  aparecido en listas del Rolling Stone por arriba, peor para ellos aunque realmente no caben todas, sin embargo, no hay razones para decirme que hay una canción mejor que Jokerman, igual sí , mejor imposible, es que no le veo un pero a este gospel-reegae tan excelso donde ahora, con más cultura musical, se ve aparte del influjo Marley el de Al Green y la Hi pero siempre con su sello inconfundible. Nos tuvo a la cuadrilla tan obsesionados este Jokerman que soy capaz de emocionarme con sólo recordarlo un segundo, de hecho tíos como decía anónimo e en su comentario la fiesta del miércoles me permitió abrazar, de una manera, muy especial, de esas en las que te derrites a Javi y Jose y es que con ellos ibamos a ver a casa de Jose que tenía una acojo-tele en color el vídeo de Jokerman y eramos tan felices y nos reíamos tanto...joder cómo nos hemos reído los tres, tanto que recordarlo dan ganas de llorar, eso pasa con Jokerman, ese solo de armónica, esa pasión con la que canta Ooooohhh jokerman you know what he want...y ese fade out precipitado con Mick Taylor lanzando brillos de arco iris, ummmmmm.
Sweetheart like you despierta tantísima compasión que te dan tantas ganas de sacar del tugurio a esa pobre chica. Es una grandísima balada, olvidada pero no por los que percibimos esa sensación que desprende con 20 años, nos haciamos mayores y el mundo era y sigue siendo una mierda...pero hay que ser compasivo y generoso como Sweetheart like You
Infidels es como Street Legal o Desire o Slow Train o Saved o Shot of Love, un planeta, un sonido , una sensibilidad porque el tío hasta entonces durante una década no repitió esquemas, estilos, músicos, giras ni nada de nada . Hurra, eso es para uno sinónimo de riqueza, todos hacian el mismo disco sin parar y él dando por saco, everchanging, everending, everirritating.
Foot of Pride es el Subterranean de los ochenta y es la que más recuerda al groove de Slow Train pero Lou Reed se dio cuenta de su perversión, no quieres que acabe nunca ese brio, esa vinagre destilada por una garganta profundamente asqueada. Su aire de demo le confiere un halo de cara b excelsa, pocas lo son, ésta es de estar en Infidels coño.Si queremos representar esa denuncia  que siempre aparece en un disco de His Bobness desde Idiot Wind al  It´s all Good del nuevo ,metamos en el set Foot of Pride y no Union o Bully, so majadero.
License to Kill, qué grande, sublime la cover del rubio de Florida nuestro amigo Tom Petty en el 25 anniversary, ¿no querían canciones protesta? y luego cerrar la cara a con Tell Me es perfecto, que si que puede ser menor pero que con sus aires caribeños, los coros ry cooderianos y la slide del responsable de la mejor etapa de los Stones te hacen quitar la aguja para el cambio con una alegría en el cuerpo que pa qué.
Cinco canciones que aguantan pocos reproches, probad, probad  y secuenciar.
Vuelta a ese vinilo que debiera haber sido y un pelotazo gospel con Lord Protect My Child, Dylan experto en canciones sobre educación y relación paterno-filial, los gospel years quedaban cerca y él se había estudiado un master con prácticas en empresa.  Abandonada en las Bootleg pide a gritos una plataforma feisbuk de reivindicación.
I & I es esa canción que siempre asociaré con la anécdota de un café de Paris, sentados los dos putos amos, Bob y  Len: Bob a Len: eh uhhh yeahhh cuanto tiempo te ha llevado componer Halleluja Leeeeeennnnn, I luuuve it maaann ( poner voz arrastrada y nasal), contestación de Len: cinco años.
Len a Bob: ¿y a ti I & I?  (poner una voz más grave que la puta vieja que se me coló en el Simply)
Bob contesta: Ten minutes.
That´s all folk, putuamismo en estado puro al estilo megamelómanos ( tío no se que poner en la entrada every picture tells a story porque es la mejor que has escrito en tu vida y aunque he descansado en Frias, tus entradas son para mi soma y he ido al punto wifi del ayuntamiento para leerla)
Pues eso I & I es otra que no puede haber mejor y la construcción con acordes suspendidos, puentes intrincados presagian que como ha demostrado Not Dark Yet , Mississipi , Life is Hard, nunca digas que el tío no tiene más diamantes en el zurrón, tiene la llave de la mina y con él se perderá. Esa es la razón que mayo siga con la Bob´s Craze y siga la celebración.
Don´t fall apart on me tonight está perfecta de última como Where are you tonight en Street Legal pero hay que acabar con la que le sigue, lo siento.
Es tan bella, una de sus Love Songs y son tantas, tan buenas...la manera en que se acerca al estribillo...con qué compasión se canta todos los medios tiempos y baladas, qué maduro que estaba el tío, si es que siempre ha sonado a viejo.
¿Por qué se es tan injusto con Don´t fall?¿Por qué no se reconoce que Robert ha compuesto las mejores canciones de amor, que le salen como rosquillas con una facilidad y muestra de longevidad pasmosa?
Blind Willie McTell, volviendo a Roma es su catedral de San Pietro, ese tipo de cúpula, de gran altura, imponente, de gran visibilidad,  independientemente del punto donde estés dentro de las colinas de la Ciudad Eterna.
Eterno es este canto al blues tan grande como el blues, tan grande como todas las plantaciones de algodón esto es Historia de América, esto es Lo que el Viento se Llevó, esto es no volveré a pasar hambre y una luz tan roja de atardecer que te quema la retina, S U B L I M E, estos son los southern accents, es la Ruta 66 , es Elvis, Mississipi John Hurt, Muddy Waters y Hank, Cash y Lightin´Hopkins, es demasiado para el cuerpo.No one can sing america like Bob Dylan, tampoco se puede añadir mucho más, sólo escuchar.
Lo dicho, Infidels ...pero qué pena de cambiazo.

This land is condemned all the way from New Orleans to Jerusalem...y tanto!


10 comentarios:

  1. Ya he escuchado todos hasta 'Infidels', justamente. Bueno, si His Joserraness hace eso de tunear los discos originales con caras B, descartes y demás ya no soy el único. Siempre que haces ese tipo de cosas te miran como al que come chorizo con nocilla y no es justo, nosotros también podemos ser productores a.k.a. jugar a ser Dios. Si me dices que tiene putoamismo, que es nuestro concepto patentado, te creo. Como estoy en Pamplona y voy a ese centro comercial en el que me ponen alfombra roja cuando voy a la planta de música a ver si está el DVD de Deep Purple, a ver si cuela y veo EL bootleg y me busco la vida con 'Infidels' y me montó tu p.o.m. en plan Ikea. Y lo otro... Rod y las babies, ya sabes. Qué pasada de mes de mayo. Ojalá todo el que adorase a Dylan fuese como tú.

    ResponderEliminar
  2. Para ser sincero este disco lo tenía yo ninguneado pero mira por donde que en mi ejercicio semanal de volver a escuchar todo lo de Dylan de cabo a rabo por orden cronológico me detuve largo y tendido en "Infidels". Como bien dices podría haber sido mejor, no seré yo quién lo niegue pero al volverlo a escuchar después de mucho suena muy bien y tiene algunas canciones cojonudísimas aunque ni Dylan se libró de los horrendos arreglos ochenteros...

    ResponderEliminar
  3. AMO "Infields", no lo cambio por ningún disco de Dylan de los ochenta. Ahora bien las cosas como son, y son exactamente como tu bien dices: "podría ser una p.o.m."

    Creo que la mejor forma de ver la verdadera talla de este disco es poder escuchar ese bootleg tan increíble llamado "Rough Cuts", 26 tomas alucinantes de todos los temas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola: A disfrutar:

    http://grooveshark.com/playlist/Infidels+El+Cambiazo/54519066?src=5

    Gracias por descubrirme esto, Joserra

    ResponderEliminar
  5. Hombre, estoy bastante de acuerdo en casi todo lo que dices excepto en que Highway 61 y Blonde on Blonde no se pueden mejorar. yo creo que sí. Highway es casi redondo, pero le sobra From A Buick 6. Es un blues intrascendente, podría haberlo sustituido por Positively 4th street o por Cralw out Your Window? O simplemente eliminarla y dejar el disco con 8 canciones.
    Blonde on Blonde podría haber sido todavía mucho mejor si lo hubiera dejado en un solo LP. CARA A: Visions of Johanna; Sooner or Later; I Want You; Memphis Blues Again. CARA B: Just Like a Woman; She Your Lover Now; 4th Time Around; Sad Eyes Lady.
    Le hubiera sobrado material para hacer otro buen disco, más ligero de textos pero muy potente musicalmente que podría haberse titulado: Pledging My Time. CARA A: Rainy Day Women; Jet Pilot; Most Likely You Go; Crawl Out Your Window?; I Wanna Be Your Lover; Absolutely Sweet Marie. CARA B: Leopard Skin; Obviously 5 Believers; Achiles; From A Buick 6; Sitting On A Barber Wire Fence; Pledging My Time.
    El Blonde on Blonde resultante no habría cristiani que lo mejorara en 1000 años, y con el resto se hubiera hecho un extraordinario LP de rock-blues.

    ResponderEliminar
  6. Pues nunca lo había enfocado así, pero ahora que lo dices… No sé, siempre me ha fascinado ese sonido que fortalece todas las canciones y la energía con la que Dylan entraba en la década de los ochenta. Quizá el disco resultaría más convincente si se ignorara por completo cuáles eran las canciones que se podrían haber incluido, ya que la ausencia de “Foot of pride” (el “Subterranean” de los ochenta, totalmente de acuerdo) y de “Blind Willie McTell” son inexplicables e inexcusables. Supongo que esas ausencias (y esas presencias) son las que hacen que no sea una obra maestra a la altura del “Oh Mercy”, por ejemplo. También coincido en reivindicar temas como “Lord protect my child”, y sobre todo “Tell me”, una canción que siempre me fascinó y que tiene un sonido indescriptible, único.
    Es curioso que no se haya incluido “Positively 4th street” en el Highway 61 o “Abandoned love” en el Desire, como si Dylan lo tuviera tan claro que ni siquiera necesitase hacer discos redondos; que lo son, por otro lado, pero casi da la impresión de que, de incluir esas canciones, luego a su paso ya no iba a crecer la hierba, de que el disco resultante iba a ser demasiado perfecto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Un inciso : Pat bienvenido y una cosa...qué interesante tu idea, sin embargo...no crees que si funciona es por esa perfecta combinación? Planteas un disco de rythm and blues aparte del de los medios tiempos y baladas, curioso , curioso, esto de customizar pero nah, en serio, no me convence...yo quiero oir Five Believers entre Fourth Time y Sad Eyed, no me lo menees...jajaja
    Es un equilibrio como el que tiene el disco blanco de los Beatles que es mi favorito de ellos. Son un catálogo de ideas, algunas originales, otras de género o palo determinado pero bufff...así como con Infidel tengo claros los cambios con la trilogía de la historia, no.Y From a Buick 6 rockea de lo lindo. Muy interesante y siempre he deseado este tipo de debates y argumentos, ideas y call and response en esta casa. Me encanta tu comentario, que lo sepas, nunca me lo habí planteado, quizas por el sindrome vacas sagradas que tienen esos discos pero los iconoclastas me molan.Un abrazo de los grandes Pat.

    ResponderEliminar
  8. Un gusto Joserra. Me gusta mucho más este Infidels "tuneado".

    ResponderEliminar
  9. Ante todo gracias por la bienvenida.
    Yo no me fijo tanto en el estilo musical. Me es indeferente sin son baladas, medios tiempos, blues, melodías folk o puro rock; me gustan todos sus estilos. Pero donde para mi Dylan rompe es en los textos. Hay es donde él marca la diferencia respecto a todos los demás. En aquellos años, todos iban en triciclo (sin ofender a nadie, pues se hicieron grandes discos), excepto Dylan que iba en moto.
    Five Believers está bien, te gusta, me gusta. Pero después de 4th Time Around suena un poco como a broma. Los textos de las canciones que yo hubiera escogido son sublimes, inmejorables. ¿Con qué se hubiera podido comparar ese ficticio LP?, con nada.
    Un amigo mío dice que esas canciones están bien para dar un respiro al oyente, para desengrasar, pero a mi lo único que hacen es distraerme.
    Quizás sea un sacrilegio, pero yo tengo hechos mis propios CD´s, Freewhelin´, Bringing; Higway 61; Blonde on Blonde; Blood on The Tracks (también este hubiera sido redondo de otra forma), Desire; Infidels; Oh! Mercy y Time Out Of Mind.
    Encantado de poder debatir con personas civilizadas y no talibanés.

    ResponderEliminar

Amo la música más que a todo.

Amo la música más que a todo.
Todos los textos pertenecen a Joserra Rodrigo salvo citas y párrafos con su autor referenciado.