martes, 16 de noviembre de 2010

RUST NEVER SLEEPS

Bilbao en 1980 era una ciudad completamente diferente...Como la canción de Ruper Ordorika escrita por Bernardo Atxaga publicada en esa época...la vida diaria parecía derramar cucarachas negras como el carbón. Literal, la herrumbre invadía todo el paisaje urbano por el declive de la industria del Nervión que se empezaba a desmoronar, las sábanas se recogían de la cuerda de color gris chimenea y el Casco Viejo olía a  puerto de mar, era húmedo y sucio, contando con la presencia los fines de semana de muchos chiquiteros, cuatro punkis y tres mods.Aparte dos chavales estudiantes de colegio jesuita de barrio pijo pero de familia currante. Si , de esas que se esfuerzan en guardar lo mejor para sus hijos aunque siempre a base de apretarse la cintura, de esas que ya, practicamente, no existen. Aquello eran crestas teñidas con lejia de garrafón y polos de Londres traidos por papá Neguri para los que eran de las tribus (y eso, se lo podían permitir sólo los muy adinerados) y para el resto, nosotros,  el pantalón de pana de Galerias Preciados y el "chambergo" de rebajas de Almacenes Urcelay. Ver amantes del rock and roll por allí  era raro pero pintoresco y emotivo  ya que la peña estaba de lleno metida en la onda de la música reivindicativa folk o de guitarra de palo, de Pink Floyd o Génesis o de lo que se radiaba en los cuarenta que , en alguna ocasión, coincidía con  lo que realmente importaba.De hecho, debemos al hit Hungry Heart la chispa de todo el  interés suscitado por el artista a los que viviamos a base de una dieta básica de Dylan y Young. Aquella neblina sucia y sensación black and white constante hizo que en nuestra ciudad entrará como la seda el sonido y discurso de un tipo aparentemente insignificante y corriente de Nueva Jersey , realmente encantador y que desde el minuto uno y con su franca sonrisa te hacía enamorarte en el lapso de una sopa instant. Pillé el The River(ese careto de working class hero madre...)  y aquello me dió la vuelta entero, supuso un chute de adrenalina que casi me convierte en un cadaver adolescente, las celulitas empezaron a burbujear llegando a la cabeza desde el disparo de The Ties that Bind hasta la reflexión seudo-country de Wreck on The Highway, y como con el cerdo, yo lo aproveché todo,  porque hoy es el día, por mucho que me trateís de convencer , en que no veo canciones menores y mayores, veo "el Rio" fluir, fluir hasta el mar ,  de forma perfecta y todas tienen su meandro para recrearse y su razón de ser. Nunca olvidaré y lo menciono siempre ese impacto, la cara de mi Bobby Jean (Javi) cuando le dije eso de ven pa casa que vas a escuchar algo muy grande...tan grande como nuestro amado Dylan. Se quedó pegado en aquella butaquita baja de skay amarilla que hoy sería tesoro vintage como en un aterrizaje forzoso y con el cinturón puesto. En serio, nunca he visto una reacción semejante y creo que él tampoco la ha tenido nunca escuchando una recomendación. Mighty Max tiene mucha culpa porque aquello era un trueno abrasador pero los demás también. Creo que sigue enamorado desde ese momento jurándole fidelidad eterna una tarde de 1980-81 en ese Bilbao triste para el resto y excitante para nosotros dos en aquel nuestro pequeño mundo de meriendas de harinados de pasteleria, olores a peluquería, cintas (él) y vinilos (yo) y libros rojos de Marx y Lenin. Parece la letra de Backstreets pero es que es totalmente cierto y juro no me juega malas pasadas la realidad aumentada o mitificada. De ahí, pasamos página hacia atrás, que es como se hacía antes, al Darkness y el tono era exactamente el que requería el ambiente descrito al principio. Mientras The River era de fin de semana, festivo, de birras y ensoñación por la Gran Ciudad en la que no viviamos y nos hacía el papel de "patada en el culo" para salir a tomar unos zuritos , un paquete de patatas Los Leones y  estar horas y horas en la tienda de discos Beethoven de la calle Askao, Darkness era otra cosa más metafísica, más de relacionarte con los mayores y su perra vida, más de ver que de pronto los sueños y chaladuras cambiarían de manera radical por cuestión de edad y entonces Nueva Jersey y el Gran Bilbao parecian hermanarse en una gran depresión a todos los niveles.Estoy seguro que hubo dos chavales allí , como nosotros, al otro lado del Atlántico, con la misma percepción. No sé lo que tuvo que ser en otras ciudades pero aquí caló como el chirimiri porque es un disco chirimiri, de color gris Bilbao y que podía haber sido grabado frente a los Altos Hornos o la Babcock Wilcox. Pero si en Born to Run, tercera parada que hicimos, en su tercera p.o.m de seguido, ya las cosas eran parecidas al culto reverencial a los clásicos del rock que no habiamos vivido en el tiempo de su edición que eran hasta la fecha todos (salvo Street Legal), Darkness todavía estaba caliente y tenía dos años y medio de vida y podía aplicarse a nuestra actualidad que, entonces, siempre iba algo retrasada del resto del Planeta. Los personajes anónimos de Darkness pasearon por Bilbao de 1980 a 1984 y por eso aquello lo entendimos perfectamente y lo metimos en nuestro pensamiento forever.Me refiero a que buscar el romanticismo del óxido es lo que ha tratado esta ciudad de hacer toda la vida para buscar su identidad y futuro y eso viene directamente de la clase trabajadora y de la lucha que aquí se libró para que mejoraran las condiciones de todos. Y aunque hasta ahora no había intervenido en las entradas del Rey Lagarto relativas a eso que como dice despreciamos o evitamos por feo, de manera indirecta aquí sale a flote, en un tema que nada tiene que ver con huelgas, movilizaciones o fallecimientos de líderes sindicales que dieron la cara y el pellejo para que ahora podamos tenerlo todo.Y es que de alguna manera Darkness es un poco comunista aunque sólo sea por hacer héroes a esos que no conoce nadie  pero que demuestran serlo en el día a día y en su entorno, levantándose a las seis de la mañana y aguantando todo lo que les venga. Ser un loser no significa no ser un héroe pero ser un héroe loser es una auténtica jodienda de la que no se entera nadie si no es por Darkness. Darkness es puro romanticismo callejero y social
Malas Tierras, las tienes que vivir todos los días pero dejad estar a los enamorados es el precio que tenéis que pagar empujaremos hasta que quede bien claro que estas Malas Tierras nos tienen que tratar bien. Ahora héroes son otros, bueno ahora no los hay, hay Nadales , Alonsos, Ronaldos y la Esteban. Rocky o Bruce Lee , a su lado, resultan iconos. Y toda esta historia viene a cuento de que ayer no me lo pensé dos veces y salí corriendo de casa 20:45 h. (cierre FNAC 21:00h.) para hacerme con la caja de mi particular manifiesto comunista en forma de rock&roll, ampliado y con exégesis y tuve que tirarme en plancha entre el suelo y la persiana metálica que bajaba implacable pero yo me traje el trofeo, como era de esperar, no importándome nada (ni la pasta, ni ser paciente, ni ser racional y no agarrarme semejante chupa) Entre otras cosas porque se mantiene la llama y  quería estar un rato con mi hijo enseñándole el oro, picoteando del dvd del concierto de 1978 ( joderrrr!!! me duele hasta decirlo...qué emocionante!!!!!), traduciéndole las letras con el corazón...flipaba que me las supiera de memoria ( de memoria!!!), llorando con The Factory y tantas cosas más.Aunque sólo sea por ese rato...por ese compartir... Nada que es soberbia la caja , es una apisonadora con mucho recorrido para plancharnos y no quiero centrarme en esa especie de disco Spector que se guardó bajo la manga titulado ahora The Promise , ni siquiera en los detalles y presentación (una labor de amor) o en los dvds: lo primero es lo primero y es rendir homenaje sentido a DARKNESS ON THE EDGE OF TOWN tal y como se parió, ahora remasterizado con un gusto de gritar, la sección de ritmo te golpéa en la cara, todo suena inmenso, es de oir para creer y , a pesar de que se corría el peligro de que le quitara su pátina de óxido y sordidez, de eso nada y como con Exile se ha restaurado la menina como merece: te vuelves a enamorar de ella.Es más, el mito sube enteros según pasan los años y  Bruce habita en la Tower of Song. El jóven prodigio de Nueva Jersey lo consiguió de nuevo y de otra manera , arriesgándose y con visión. Nos enamoró el alma y  nos la cambió, nos formó como personas y nos hizo incorporar valores como respetar al  que se bate el cobre para que nosotros lo disfrutemos y  eso es lo que convierte a un mero disco en algo superior, en un acontecimiento o experiencia vital  y eso, sólo lo firman los grandes, los muy grandes. Y Bilbao, aunque es cierto que ahora está muy guapeao como el propio Bruce  y con ello han perdido personalidad porque es ley de tiempo y progreso, les quedan rastros de aquella espléndida herrumbre porque como decía el tío Shakey la herrumbre, en lo que es auténtico, nunca duerme.
                                                   P.D: Un detalle, el papel pintado de esa portada de retrato sincero y sin maquillajes, ala Highway 61, prima-hermana,  lo tenía parecido mi madre en la habitación en que yo dormía y aunque os parezca una idiotez, el que en uno de los dvd se utilice de fondo de menú dicho estampado, me produjo un latigazo mayor que cualquier otro detalle fetichista de la box-set, que los tiene y a montones. Ese papel pintado lo dice todo, absolutamente todo y ahora me doy cuenta de que me hubiera ahorrado todo este rollo de haberme percatado antes.

20 comentarios:

  1. "Oscuridad al borde de Bilbao". Hermosa y sentío post del boss bloguero. No se esperaba menos. Yo empecé por "Born in The USA" y después también hacia atrás. Es cierto que la´descomunal grandeza de este disco la descubres a medida que envejeces. Miedo me da entrar en la tienda de discos. ¿Me aguantaré?

    ResponderEliminar
  2. Sin ánimo de spam, tal vez te gustaría leer mi crítica de The Promise. Con permiso.

    http://littleslumberland.blogspot.com/2010/11/bruce-springsteenthe-promise-promesa.html

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que te hayas dado cuenta tan tarde de lo del papel pintado de casa de tu madre, que tambien es parecido al que tenía la casa de mi abuela en la habitación que yo dormía. Por el papel que me ha puesto la piel de gallina y por tus palabras que me han hecho llorar...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Después de leer esto no puedo decir nada... sólo me queda permanecer en silencio, emocionado como estoy, si acaso aplaudir, y dar gracias por haber tenido la suerte de llegar a conocer este blog.

    Y preparar los cuartos para hacerme con la santa caja.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Suscribo la emoción. El Bilbao de ayer, el momento compartido, la banda sonora, el Bilbao de hoy. Qué bonito lo dices todo. Me has hecho reir recordando a mi amigo construyéndose la cresta con jabón lagarto y a mi novio rockabilly gastándose el sueldo de peon en paquetes llegados de Londres.
    Y me voy a ver a Paul Weller dentro de un rato y me tomaré una pinta o más a tu salud.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  6. Xandra, rápido, antes que nada, acuerdate de mi con "Broken Stones", siempre la suele tocar al piano eléctrico y ese punto en el que no sabes si es Oh happy day o su canción , ese es el punto gospel soul que a mi me enrrolla, exactamente ese.Ondo pasa, suertuda!
    Otro besote!

    ResponderEliminar
  7. Joserra... Qué maravilla de entrada, me has emocionado, de verdad... No sé qué decir... Lo del romanticismo social es para pegarte chillíos, mailof. Viva Bruce, viva el Darnkness, viva Bilbao y viva la madre que te parió!

    ResponderEliminar
  8. Qué magia mas maravillosa desprenden tus palabras, qué pasión te produce nuestro Bruce! esta mañana la he tenido en mis manos...menos mal que no tenía fondos porque me los hubiese gastado a sabiendas de que me quedaba seguramente sin pagar el alquiler!!! y un cosilla....a los románticos como nosostros los pequeños detalles como el del papel de la pared son los que nos da ese vuelco en el corazón! Un post precioso, besos.

    ResponderEliminar
  9. Sin palabras. A sí me has dejado Joserra. Creo que todos los que, más o menos, andamos por al misma edad descubrimos a Bruce de manera semejante. Magnífico texto tío. Magnífico. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Normalmente eres un crack, pero hoy te has salido mas que de costumbre.
    Eres un puto romántico y eso me gusta... TOCAYO.

    Besarkada J.R.

    ResponderEliminar
  11. Joserra, amigo del alma, me tienes atado a la butaca. Sin palabras, sin aliento...
    Vivo en Catalunya, estoy enamorado de BCN y adoro Euskadi, la Euskadi de la margen izquierda, del Barakaldo de mis abuelos y mis tíos.
    Y me encanta el rock&roll y el "boss"...
    Amigo, me gustaría haber escrito yo esto. Tengo envidia.
    Lo comparto en el feisbuc.
    Gracias

    ResponderEliminar
  12. Mirad gracias a todos de corazón pero es que no lo puedo evitar...él impacto de escuchar con semejante sonido este material, y no soy accionista de Columbia Legacy aunque me da envidia los que alli trabajan con el oro, me produjo la catarsis de la que deriva este texto. Se juntan muchas cosas, nostalgia, frustraciones, sensación de uno se va haciendo mayor, necesidad de educar a un hijo, dichos de abuelo cebolleta de que ya no se hacen cosas como esta ( yo creo que si pero ya no tienen ese impacto que te pega con 16 años, edad fundamental para absorber lo bueno y fatal para lo malo...etc...
    Es más de momento me interesa Darkness a secas, el resto habrá que escucharlo detenidamente porque no tiene ganada mi vida como si el disco editado aunque veo que en los inéditos han retocado el eco de esos piratas legendarios...y eso me gusta menos pero hay que escuchar...
    Darkness es un disco muy Bilbao...jajaja...
    Besos a todos!
    Como dice el Rey , un puto romántico al que como a él, le vuelve loco también Lo que el Viento se llevó.

    ResponderEliminar
  13. Creo que es una de las mejores entradas que he leido en mi vida ... felicidades ... o sera que estoy tierno escuchando al Hegarty esta noche ... Felicidades

    ResponderEliminar
  14. Cómo me gusta cuando te pones autobiográfico! Y qué capacidad tienes de hacerlo vivir como si estuviéramos ahí mismo, contigo, sentadas en la butaquita amarilla, tomando unos zuritos en el Casco Viejo con unas patatas de los Leones, revolviendo vinilos en Beethoven, trasteando en la peluquería de Juani, mirando el papel pintado de la habitación("Ese papel pintado lo dice todo, absolutamente todo") ,...hasta tirándonos en plan Indiana Jones bajo la persiana de la Fnac jajaja

    Estoy segura de que hubo alguna sobri allí, como nosotras, al otro lado del Atlantico, con la misma suerte que nosotras por teneros de tios.

    ResponderEliminar
  15. Muy buen post, mi disco preferido del Boss, bonitos recuerdos. Como me gustan estas historias que cuentas, haces que pueda imaginarmelo en imágenes.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  16. Pues para mí, "Darkness" es el disco de la apendicitis (fue mi regalo de celebración de la salida del hospital), así que le atribuyo valor terapéutico. Te alegrará saber que, aunque cada vez me parezco menos a Bobby Jean y más al colega flojeras de "No surrender", el miércoles entré en la oficina con la versión remasterizada de "Promised land" en los auriculares (mi secretaria la pobre no daba crédito a la cara que tenía mientras recitaba aquéllo de "Take that knife and cut this pain from my heart"), con el mismo espíritu con el que cantábamos "Prove it all night" los viernes de hace treinta años después de acabar las clases. Supongo que eso, y no otra cosa, es ser un clásico: que pase el tiempo y que una obra de arte te diga algo distuinto y a la vez te diga lo mismo de siempre.

    Besos y gracias por tu blog,

    B. J.
    mic

    ResponderEliminar
  17. My Bobby Jean: I´ve been working real hard...y con la puta carpeta...los viernes...jajajaja.
    Serás ya el de "No Surrender" pero mientras no te hagas el de "Blood Brothers", vamos bien...¿ o no te pareció que en el mejor concierto de Bruce que hemos visto juntos que fue en el Molinón "No Surrender" fue uno de los puntazos?
    Gracias a tí por salir del apasionante discurso administrativo, aunque sólo sea por unas líneas.No retreat Bobby, No surrender!

    ResponderEliminar
  18. He visto al futuro del rock and blog
    Fdo Jon Landau

    Chapeau Joserra
    Me has hecho sacar el gastado vinilo y volverlo a escuchar. Seguramente igual de gastados estamos Bruce y yo mismo . Lo compré el día que salió , ya contábamos los dias que faltaban, y pocas cosas me han impactado igual en tiempo real. Ahora lo veo y siento de manera distinta pero emocionante. Gran post

    ResponderEliminar
  19. La que has liao con esta entrada majo!
    Está la rodripeña muy sensible con esa época o es que Bruce nos llega muy hondo. Tiene que ver, Bruce y esa época en Bilbao tienen que ver. Fueron años chungos para los currelas. Por eso emociona, mucho. Gracias Joserra.
    Biba Bruce!
    Por cierto Jesus Zapatero, el mundo es un pañuelo!

    ResponderEliminar

Amo la música más que a todo.

Amo la música más que a todo.
Todos los textos pertenecen a Joserra Rodrigo salvo citas y párrafos con su autor referenciado.