lunes, 12 de mayo de 2014

SWAMP DOGG EN MADRID

No Rodri,  Morcillas de Frías no!

Me declaro politeísta rockandsoulero y así nos dejamos de patrañas y dar explicaciones a los infieles. Tengo muchos dioses, lo sé, tantos como los indios de La India pero hay uno muy especial y se llama Swamp Dogg. Él representa todo, absolutamente todo lo que más me gusta: voces desafinadas y perrunas, improvisación, country-soul, rock and roll, pantano, gospel folk, humor, escritura brillante de letras, portadas hilarantes, asociaciones irresistibles...Es , además, el poeta de las cornudas, el Almodovar del Soul.

El sábado que viene, otrodios mediante, voy  escucharle en concierto al aire libre en un ansiado y  veraniego Madrid y espero también abrazarle por lo feliz que me hace siempre que escucho sus canciones y producciones, su arte. Os lo pueden decir los que bien me conocen, mi darling companion se viene conmigo y un desfibrilador.

No puedo reservarme para mi el gozo que siento y la expectación, en realidad pienso que es un sueño.
Para un servidor es como ver a Aretha  o a Otis, a Sam o Ray Charles pero,  como me pasaba en los poetas de la fender con Elliott Murphy, lo siento tan mío, he tenido tan pocas ocasiones de compartirlo, que no sé todavía ni qué ponerme para semejante ocasión. ¿Funcionará la discreta pero siempre soulera camisa de topos negra o una  t-shirt que tengo que reza You Gotta Have Soul o mejor el valor siempre en alza de la del chasquido de la Stax?

Allá por el año 2000/2001 intercambié con él unos mails para preguntarle cuanto costaría traerle a tocar a Bilbao. Fue muy gracioso y amable, cuando pidió una kingsize bed  me entró la risa y de qué manera pero ahora que lo pienso ¿comó coño no va a pedir una cama gigante un Dios?
La cuestión era que traer a su banda era muy caro y él no es Maceo Parker,  que ahora se vende al rollo del mercadeo mueve-culos revival del soul, él es Jerry Williams Jr. aka Swamp Dogg.
Síntesis de muchas cosas e inimitable a la vez: pecho descubierto ala Big O, descaro a lo Don Covay, diversión made in Sly, la nitty-gritty de los grandes del rock and roll de Fats Domino a Chuck Berry pasando por Little Richard y la tradición del cuenta historías country y la conciencia de raza de Curtis o la protesta inteligente de su admirado Bob Dylan. Éste último grabó un tema de Swamp Dogg: el Sidewalks , Fences and Walls.
Vamos que Swamp Dogg es como los Rolling Stones+Randy Newman,  en uno y negro.
Creo que a nada que leaís este máldito blog obsesivo, auque sea de pascuas a calendas,  sabéis lo que significa para mi este tío.

Además, la coincidencia de la presentación por parte de de Andreu Cunill de su maravilloso libro-enciclopedía diría yo , de los Soul Losers! Espiritus en La Oscuridad (66rpm), en la que el prólogo (una Pom en si mismo) es del Perro del Pantano y el epílogo del gran Edu Ranedo, hace que aquello vaya a ser una fiesta de los sentidos en toda regla. Además, Swamp Dogg lleva a su madre Vera Lee con 93 años de telonera, alguién da más? El pobre Eli Paperboy Red estará cagado de abrir para la leyenda.
Y por fin voy a conocer en persona a mi admirado y querido Luis Lapuente, el doctor soul, ambos estamos como beatlemaniacas en celo. (somos de Bob, somos de los Kinks y somos del Perro)
Lo siento muchachos esta semana no hay otra cosa que no sea el virginiano, seguimos con su especial.
Soul is the answer.

Creo en el más allá, creo en Swamp Dogg.  Por cierto , qué le llevaríais, algo le tengo que regalar...morcillas de Frías al vacío?

2 comentarios:

  1. gracias por tus entradas tan convincentes y emotivas. Te aseguro que voy a repasar la discografía de Swmap Dogg inmediatamente, y seguro que me vas a poner los dientes muy largos con el concierto. Que su madre sea la telonera ya es la ostia !!! yo le regalaba un buen jamon cortadito y bien envasado al vacio, y seguro que vuelve mas a menudo.
    un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y algún disco de los Cool Jerks querido Rafa?

      Eliminar

Amo la música más que a todo.

Amo la música más que a todo.
Todos los textos pertenecen a Joserra Rodrigo salvo citas y párrafos con su autor referenciado.