lunes, 17 de junio de 2013

DRUNKEN ANGEL: LUCINDA WILLIAMS-KAFE ANTZOKIA BILBAO ( 15-6-13)

TOILET MIMOSIN BLUES
No terminan los días como uno pretende que acaben, siempre hay sorpresas y magia en cualquier recodo de las agujas del reloj y ahí se encierran, sin quererlo, las ganas de seguir vivo. No todos los artistas son previsibles, ensayan, prueban y mantienen una conducta sobre el escenario que satisfaga al respetable, los hay extraordinarios, mostrando la verdad que hay detrás de su piel en cada momento aunque eso moleste.Es muy fácil el recurso de ir a degüello frente a la denominada actitud "no profesional" pero no es el caso, quiero demasiado a Lucinda Williams para reprocharle sus caprichos.Yo le puedo criticar que no tenga alma cantando o que me mienta pero no todo lo demás que surja de un imprevisto.
Ayer asití a un concierto realmente especial (era mi tercer polvo live con ella, el de Bilbao primero de hace unos años fue memorable en sus momentos acústicos, el de Zaragoza frío) si aceptamos la premisa del primer párrafo, las emociones cambian como la luz que proyecta el cielo a cada segundo sobre nuestras idas y venidas. Fue una velada montaña rusa, nada plana, de blues por la cara, take no prisonaries, de mala hostia y de mucho tronio. Hubo mucha gente, demasiada, eso era emocionante pero no era el lugar adecuado para ver y escuchar bien con tantísimas personas agolpadas en el pequeño teatro.

Llevo un racha de tremenda falta de tiempo, de idas y venidas y ayer como algo premonitorio, me llevé en el coche para subir a Frías (reunión para el Rust Fest y vuelta) el Live at The Fillmore del ángel de Lousiana. Como iba sólo, no podía compartir impresiones y éstas rondaron sólas por mi cabeza.
La Peña Angulo repleta de verdes exhuberantes como nunca los ha tenido, despejaba las nubes que se iban formando en el valle toda vez te ibas aproximando a la meseta,  a golpe de curva y acorde de blues, tratando de subir al cielo antes de que lo cierren.(magia)
Tocaba el CD 2 , que siempre me ha parecido impresionante: soñe con estar en ese show en Frisco, escuchando esa tremenda fiereza que desprenden sus interpretaciones ardientes de fuerza y pecado de Joy , Essence, Real Live Bleeding Fingers, Those Three Days o Righteously. Desde Janis y hasta Amy una chica blanca no canta los blues como nuestra Reina del Sur.
Su Hard Rain , su faceta cabreo, sus kiss-off songs una a una ( o lo que es lo mismo, te pongo de patitas en la calle so cabrón aunque estoy más colgada de ti que una mona) sus ganas de conectar con su fado mediante un sonido decente en escenario que no llegaba, unidos al alcohol y el miedo a la exposición frente a terceros, aparecieron en todo su esplendor en su pase de anoche, como sólo pasa con Bob, con Neil o con Van.
Al volver desde Frías para el concierto,  según me acercaba al nivel del mar , ya se veía que Bilbao estaba totalmente nublado con su gris característico y la felicidad del ansiado verano que arriba parecía eterno, se disipó cuando ya estaba abajo. (magia)
Había sido como intentar entrar en el cielo antes de que cierren la puerta pero me volvía a un ambiente que presagiaba tormenta, fire and brimstome ( el fuego eterno)
El caso es que antes de ir al Teatro disfrute de un rato excelso con dos buenos amigos y kamaradas, hablando también con plena confianza de problemas reales, personales y de superación  (magia) y me encontraba totalmente dispuesto a lo que me encontré dentro del teatro Antzoki, being in the mood que dicen en habla inglesa. A que las cosas no tienen que ir siempre sobre ruedas y que del caos nace la magia.
A veces hay problemas y estos se superan, este sería el resumen de la noche y , además, no los puedes evitar sino afrontar with a little help from your friends.

Lucinda , con dos escuderos de lujo, su Coltrane (esencial) Doug Pettibone ( soberbio) y David Sutton se plantó en tablas con buenas intenciones pero no alejadas del show anterior, sin embargo, fallos humanos que generan cabreos hacen que la magia comience a desplegarse por caminos sinuosos, como la carretera de la Peña Angulo.
Unas cuantas canciones de calentamiento,  que a mi en concreto me pareció que sonaron fenomenal: el Can´t let go y el Car Wheels , una perlaza del tamaño de Crescent City ( let the bon temps rouler) para luego maravillarnos con Greenvile y Drunken Angel , muchas de su POM Car Wheels on the Gravel Road que es apostar por caballos siempre ganadores y ante un público entregado en cuerpo y alma con la cantante.Plétorica de voz y con halo: quiero decir, mirabas y ahí en el centro manaba carbón liquido ardiendo con toda la combustión de la música del sur de los U.S.A.Una auténtica pasada. Esas estrofas y esos estribillos, esas subidas vocales y ese melisma o vibrato característico que le acerca más a los dioses como la Simone, Amália Rodrigues, Bob Dylan o Neil Young, aparte de todos los dioses y diosas del blues, Bessie Smith como primordial.
Yo transmito quien soy y como amo estas canciones o como las adapto y ya está, yo no preparo y si surge magia mejor.
Y vino el mosqueo y la  posibilidad de la debacle tras hacer un guiño comprensivo con las ganas de tener la propia identidad e independencia de las personas y los pueblos, diciendo que sabe "que somos diferentes" (por los vascos, los clichés son humanos como Lu)  e intentando que salga de su boca sureña un eskerrik asko en un primer intento imposible. Pero no fue eso la causa de la tensión ya que recibió el aplauso dada la plaza en la que toreaba sino el fuckin´ booming sound de su ya mítica acústica Gibson y , lo pagó el pobre roadie del sonido que las pasó canutas ante el temperamento de la Diva del rock americano, la mujer compositora e intérprete blanca más importante tras Joni Mitchell que ha dado nuestra querida religión.
Pero Lu es más Chrissy Hynde que Patty Griffin, más Johnny Cash que George Jones, más Stones que Beatles, más Bettye Lavette que Aretha Franklin y mucha gente no estaba preparada a recibir tanto blues y gospel sin batería sino más baladas y por un simple giro del destino, un roadie en bermudas vacilón,  que no debió probar sonido por ella ( conducta reprobable a la responsable, osea ella) produjo la tormenta: un rato de incertidumbre y de considerar ella misma ( así lo dijo) que nos estaba timando con su primer lote de canciones por el sonido (que luego nos compensaria con el setlist más largo de toda la gira) magia
Todo supuso que pasara palabra con el I envy the wind que tocaba en suerte en el atril de novata que lleva para ayudarse con las letras ( es puro stage fright andante), una pena pero qué le vamos a hacer, en ese momento ella veía todo negro Seeing Black y continuó la historía porque paró el precioso homenaje a Vic Chesnutt  tras un claro descarrile de los tres por unos desafines causados por los nervios. A partir de jurar en hebreo y de una especie de play fuckin´ loud gritado como es debido, aquello despegó en clave de punk-blues, centrándose en esa citado Disco 2 del Fillmore, sur gótico, del delta, pura santería al servicio del poder de las cornudas y apaleadas, el amor y el sufrimiento en forma de grito de liberación de plantación de algodón. Me pasa como con Neil Young, me gusta tanto con los feedback y pedales que con las Martin Guitars, con Lu, the same. De la electricidad vertiginosa a la paz en el valle.
Pero hubo momentos para llorar como fueron el Something about what happens when we talk o el West ( que le pedí a su marido Tom por el facebook) o para estrenar un par de temas nuevos de los que destacó el I Look at the World ( una canción sobre mirar el vaso medio lleno a pesar de todas las desgracias como ella presentó)  Un arrebatador y arrastrado nuevo arreglo para la fundamental Essence o una goodie como Sweet Side donde escuchar con el acento de su rapeo las perrererias del protagonista supusieron el máximo placer sensorial.
Sin embargo, ya con un punto ebrio por las copas de vino en el bis se destensó, le temblo el habla y se lanzó con una interpretación para contar a los nietos del Trying to get to Heaven del Time Out of Mind que parecía esclava del alma de todo el Essence o compuesta para ese disco. "Cuando crees que los has perdido todo , ves que todavía puedes perder algo más..." Buff, Lucinda pronunciado verdades metafisicas hechas rimas de arte y hasta un mejor eskerrik asko. Magia
La steel de Petibone subía al paraiso country y el silencio se mantuvo en una sala que nunca , nunca lo suele respetar.Momento para la mochila.
Un Blessed ( única representante de su último trabajo) celestial y la fiesta vudú-gospel con get Right with God donde nos recuerda que ella es de Lousiana, que ella no es una cantante de baladas como Norah Jones, que ella está también para raspar  el corazón y recordar que  hay mucho sufrimiento en el mundo con su tremenda resonancia y feeling.
Luego quise regalarle dos cosas y lo conseguí, el vino del Rust Fest y mi preciado cd original casero de las cornudas del soul Your Turn To cry ( le entregué parte de mi pero ella me ha dado mucho)
En buena hora, aparecí con más vino,  parte del comportamiento y de los acontecimientos, del puro miedo al escenario, de beber más de lo debido se destaparon en el momento en que necesitaba un hombro en el que apoyarse,  como un ángel borracho, así captó mi dulce sobrina Ana el momento: hasta Lucinda sufre y lo suple con lo que tiene a mano, problemas personales de superación, soluciones equivocadas, clásicas y salidas del agujero, curaciones y mucho amor.
Después de firmarme a duras penas mi Essence, el gordo y grosero bodyguard  ( me decía que no me acercara a ella tanto y Lu le miraba diciendo que nos dejara en paz) se la llevo del brazo, tambaleante al coche, la gente en la calle le aplaudió y ella sonreía beoda rumbo al hotel porque en Bilbao se sintió una rock star.
Drunken angel , sweet drunken angel, you are on the other side, eres extraordinaria como todos los drunken angels que te precedieron y a los que rindes memoria.


* Esta entrada se la quiero dedicar a  mi amigo Adisson, bellísima persona que me da muchos ánimos siempre que estoy con él ,  a pesar de que él los pida para si mismo.Yo a mi manera traté de dárselos.
Lucinda nos canto de recompensa los blues como sólo saben hacerlo los grandes.
Sigamos el camino amigo Addison, miremos el mundo siempre medio lleno, con actitud forever young, para entrar en el cielo antes de que lo cierren y el tatuaje de los Stones en el hombro como los bucaneros, como el que tiene Lucinda. magia


Setlist Lucinda Williams Teatro Antzokia Bilbao 15/6/13


Can't let go
Car wheels on a gravel road
Crescent City

Something about what happens
Greenville
When I  look at the world (nueva) preciosa. 
West

Drunken Angel
Seeing Black  (la del cristo, tras una intentona, versión punk)Sweet Side
Those three days
Real Live Bleeding Fingers
Something wicked this way comes (nueva)
Hard Time Killing Floor (Skip James cover)
Come on
Changed the Locks
Essence (slower version)
Joy

Honey Bee

Encore

Trying to get heaven ( Bob Dylan cover ) orgásmica.
Blessed
Get right with God (pura misa gospel , entre Loretta y Mahalia Jackson)



La Diosa de lo tres acordes y la verdad:

7 comentarios:

  1. Apasionada y apasionante crónica, me ha encantado leerla. Yo vi a Lucinda hace 4 años en Madrid y fue realmente mágico. Y es curioso lo que cuentas porque a mí me sorprendió mucho su timidez en escena. Es una diosa pero también humana.
    Alejandro

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Rodri, da gusto leerte, y recordar lo que ocurrió. Algunos no lo vimos tan estupendo como tú, quizá porque las contingencias nos descentraron, pero lo cierto es que Lucinda es la número uno y que el sábado cantó como solo ella sabe hacerlo. Eso sí, demasiada gente en el Antzoki, hasta lo inadmisible, y un sonido muy mejorable (escaso de volumen y de brillo todo el concierto, insufrible en el primer tramo). UN abrazo. Ricardo.

    ResponderEliminar
  3. Gran reseña Joserra, digna del maestro de maestros que eres. Tu sola presencia hace que todo sea mas luminoso y mas iluminado, tu luz es tan definitiva que estar contigo es un estado diferente para un alma humana.
    Muchas gracias por todo, por estar, por ser y por hacer, un puto honor ser tu amigo.
    Desde este corazon de rock and roll, muchas gracias amigo, muchas gracias.
    Un fuerte abrazo, en Frias a lucir tatuaje stone...
    En cuanto al bolo, una reina caprichosa y con el punto nos llevo en ocasiones a su particuloar paraiso.

    ResponderEliminar
  4. Un estupendo relato y crónica al mismo tiempo. También vi a Lucinda el otro día en Madrid y da igual que tenga problemas con el sonido o lo que sea, a mi siempre me llega al alma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Magnífico concierto con algunos graves defectos
    1º ausencia de batería que hubiera armonizado mucho el sonido. Verdaderamente se echaba en falta un instrumento que está constatemente presente en la discografía de la Williams
    2º Lucinda, tal vez por inspiración etílica y perversión narcisista, contribuyó a deterioro de lo que estaba sonando bien. Desorientó a los técnicos y a partir de ese momento el sonido de sus acompañantes se hizo estridente, lo que hizo sentir más aún la ausencia de la batería que hubiera recogido e integrado el sonido.
    3ºEs penoso comtemplar en los conciertos del País Vasco los efectos de la la labor políica de los comisarios linguísticos: obligan a los músicos a saludar en vascuence, cuando están deseando decir algunas palabras en español. He visto a muy pocas estrellas aguantar esa presión. ¿Qué les contarán?

    ResponderEliminar
  6. Hola, Joserra:
    Tal vez tú me puedas ayudar. Sucede que estoy buscando una canción que escuché en un video clip, pero no sé cuál es su título. El video clip que pareciera de los setenta u ochenta, muestra a un tipo tocando piano y cantando en un lugar oscuro, apenas iluminado por luces de colores; lo acompaña otro tío con guitarra eléctrica; y ambos son de cabello largo. La canción es lenta, cantada con voz suave, melancólica, como de amor perdido, con algunos sonidos electrónicos (tal vez un órgano).

    En otro tema (y como sugerencia para un futuro post), hace días hice un experimento con "INFIDELS". Tomé canciones tanto del álbum original, del Bootleg Series vol. 1-2-3 y del bootleg "Rough Cuts", decidido a tener mi propia versión del disco. Escuché por horas, seleccioné y grabé en un Cd:
    1. Jokerman
    2. Foot of Pride.
    3. I and I
    4. Julius and Ethel (inédita)
    5. License to Kill (mezcla de Knopfler)
    6. Sweetheart like you (toma alternativa inédita)
    7. Tell me
    8. Someone got a hold of my Heart
    9. Lord protect my Child
    10.Blind Willie Mc Tell (acústica)

    ¿Qué te parece? Pues sí se nota gran diferencia con el Cd original. Pudo ser un mejor disco...

    Saludos y Gracias, sigue con tu blog!

    Ramón

    ResponderEliminar

Amo la música más que a todo.

Amo la música más que a todo.
Todos los textos pertenecen a Joserra Rodrigo salvo citas y párrafos con su autor referenciado.