martes, 20 de marzo de 2012

STANDING IN THE DOORWAY

Light in this place is so bad

Me tendrias que apuntar con una pistola para sacarme las tres canciones que más me gustan de Bob Dylan pero llegado el caso y sabiendo que hay bala, tengo claro que esta estaría entre las tres primeras y es la única de ese trío que pertenece a la época de la que me toca hablar en la conferencia de Sevilla, la arruga bella de His Bobness. Las otras dos One of Us Must Know y Shelter from the Storm tendrán  que esperar a otra oportunidad. No hay cosa más bonita que escucharlas y las tres seguidas ya ni te cuento.Las tres son canciones de amor porque H.B. ha compuesto las mejores canciones de amor /desamor, punto pelota.
Vamos con la protagonista de la entrada ya que estoy seriamente pensando en ella como candidata para una de las que sea objeto de audición comentada, mientras me controle puede estar bien,  porque este tema es el amor maduro, pensado, difícil y herido ya no en brotes o sarpullidos.La arruga es bella.


Un manto sideral compuesto por esa mezcla de órgano, steel y acordes tipo Curtis Mayfield, marca de la casa ( lo inventó en Blonde on Blonde) y todo ello tocado como si la música fuera ingrávida,  nos introduce en un estado de ánimo desde la primera nota: estamos rotos, enamorados y no sabemos lo que queremos.Esto nos llevará casi ocho minutos al confesionario, percibes el olor de la cortinilla de terciopelo mezclado con el de caoba apolillada. Puede ser y es Dylan pero a veces parece Spiritualized, we are floating into space , y añado, and suffering.
Esta es una noche calurosa en Nueva Orleans , transitando por calles llenas de sombras y completamente vacías, donde a lo lejos , en una casa de estilo español luce una bombilla sin tulipa y donde suena en el jukebox pongamos que Percy Mayfield con su Memory Pain. El magnolio marca todo tipo de gamas de grises y platas con su simple reflejo nocturno y cantan los grillos bajo el cielo estrellado.
No hace falta más que una única escucha para cautivarnos, para notar su tórrido aire pegajoso que viene desde tres calles más abajo, desde el sagrado Mississipi.



El día anterior había sido movidito, ¿una bronca tras una borrachera? ¿un brusco malentendido? ¿unos cuernos? pero hoy es tiempo para la calma y para cantar verdades y para la mitad de la segunda estrofa adquiere el tipo la intimidad suficiente como para recitar con el corazón porque no tiene otro remedio, porque no tiene más mecha que prender...así lo dice.
Que la cosa va en serio, es decir, a muerte aunque musitado de manera tan suave,  lo ves en la frase si te veo no sé si  besarte o asesinarte ( ya no es si la ves dile Hola) y es que la memoria sólo sirve para causar placer o dolor, depende, justo como el tema de Percy: las relaciones verdaderas cuesta zanjarlas.  Tengo claro que Bob la besaba pero él siempre deja que lo interpretes,  por su tono, embriagado de mimosín y porque aquí está rendido a la musa.
La muy puta le ha dejado sin referente y sin sitio a donde ir,  como le pasó a  la heroína de LARS, aquí plantado como un idiota , en la verja de su casa, cerrada a cal y canto,  llorando a pleno pulmón pero la quiere.Todavía la quiere, es el final, queda poco para que la quiera porque queda nada para  cerrar un telón.
Sin embargo, en el fondo, está hastiado de la situación, del tumulto y en la figura de esa luz que le puede llevar a tener dolor de cabeza y esa risa envolverle en la  tristeza, tenemos al maestro de los detalles, de la descripción y de un merecido Nobel. Además,  parece sureño el muy cabrón.
Que las estrellas las vea de color cereza y que todavía salga humo de las ascuas y cenizas del fantasma de su viejo amor, genera en nosotros una infinita compasión: the ghost of our old love has not gone away (momento epifanía, a veces lo repito diez veces) de estas cosas curristas que sólo salen de su boca de vez en cuando, milagros dosificados para no infartarnos, ahí el dobro de Lanois o lo que sea, le acompaña fundiéndose en el más puro escarnio, sufrir de amor es esa frase, esa entonación y ese acompañamiento. Casi se puede decir que es el último momento del tema donde lo siente, luego se hace resentido y reviejo.
Y todavía tiene esperanzas de que no se apaguen pronto porque está más enganchado que un siamés y no le importa reconocerlo pero se lo echa en cara cuando dibuja la frase que hace la función de estribillo, le estás viendo mojado , sin paraguas, abandonado como si fuera una mierda, en la acera, junto a la verja , bajo la luna de medianoche.Una visión clásica, manida, singing in the rain pero que él la renueva y no sabes el secreto.
Tanto sentir deja paso a un pequeño interludio musical para hablar después de la compasión, oh mercy y de la locura que es volver a caer en la misma piedra y volver a intentar algo que sabes no ha funcionado para  siempre. Pero funcionó tan dulce que ¿por qué no puede volver? ¿por qué joder?¿por qué se tiene que acabar?
Llega  la confesión de que ha hecho algo muy malo y que sooner or later le detendrán pero todavía tendrá tiempo de pillar el tren de medianoche,  sin rumbo, con la sangre fría como el hielo y ya no voy a hablar más que ya he dicho suficiente, no me quiero rendir pero sé que voy a perder.
En una imagen que me recuerda horrores al Último Tango en París llega a reconocer que bailó la noche anterior con una extraña pero que eso le recordó que ella era única...¿sería ese el día movidito anterior?¿ la causa de la bronca y de que las luces molestarán? Me temo que si, ya Dylan hace suyo el dicho a la vejez viruelas, cada vez es menos críptico.
Según se suceden las estrofas todo se hace más transparente y ya no se va a ganar nada nuevo con más explicaciones, no hay palabras que añadir, es el fatum del blues el que enreda a este loco de amor.Ya no sabes realmente si le habla a una chica o a la propia vida pero sea quien sea su destinatario,  el amor o la vida, el que ambos conceptos puedan generar esta obra maestra les hacen las palabras más importantes del diccionario.
Life & Love, la esencia de su combinación, esa que marca los altibajos de la existencia , está toda ella dentro de Standing In the Doorway.



En serio, es impresionante, una auténtica p.o.m. Y cuidado que es difícil encontrarla en youtube...pincha , pincha y sufre de amor.Lo tiene todo solemnidad, sencillez, producción lunar, ambientación, se acopla al sonido de todo el disco mostrándose la canción más vulnerable junto a Love Sick o Make You Feel My Love. Nada , que alucino con ella  igual que la primera vez y que creo que ésta se va para Sevilla vestida de faralaes.

6 comentarios:

  1. Esta canción es una maravilla, Joserra. El disco entero tiene un sonido tan orgánico, tan bonito... ¿Lo grabaron en directo en un local sin ventilación, sudando la gota gorda? Me hace gracia lo de currista porque, el otro día, cuando entré, tenías ese fondo de caseta de Feria (sí ya sé que era por el Atlético de Madrid, no soy tonta) y esa foto de Bob con las flores dando la vuelta al ruedo, y pensé "qué currista todo", jajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joserra, coño, que pareces nuevo...

      Eliminar
  2. No me atreví a sacarla de paseo Joserra , esta maravilla estremece y aun siento cierto desasosiego cada vez que la escucho y son muchas veces en que lo hago porque esta maravilla es para mí como una especie de divina obsesión ; ya no me extraño por nuestras coincidencias porque son muchas y buenas a estas alturas , sólo que tú eres mucho más atrevido , yo no me atreví a pasearla ....
    Un Fuerte Abrazo !

    ResponderEliminar
  3. Percy Mayfield es una delicia escucharlo con esa voz tan cálida y cantando como los ángeles, ese Memory Pain es una autentica maravilla.
    Para Sevilla se va mucha calidad, que cerquita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, te informo que te he votado para el premio Liebster, saludos

    http://simpatiaporladesafinacion.blogspot.com.es/2012/03/premio-liebster.html

    ResponderEliminar

Amo la música más que a todo.

Amo la música más que a todo.
Todos los textos pertenecen a Joserra Rodrigo salvo citas y párrafos con su autor referenciado.