miércoles, 22 de junio de 2011

TOWNES

1969 ya tenía su Essence, Blood on the Tracks y Blue.
Townes, siempre Townes para momentos en los que necesitas un abrazo, purgar un nudo, sentir de nuevo el equilibrio natural, la amistad, para afrontar la que nos llega mañana, bueno ya hoy.
Nadie te va a decir baja la música cuando escuchas a Townes porque no se distingue demasiado del ruido del viento por eso Townes se disfruta en solitario, conversas con Townes y miras la montaña y respiras.
Este disco y esta portada es como la de Freewhelin´, me hechizan, inmortalizan un momento mágico de la vida de las personas. Su contenido es balsámico desde For The Sake of the Song a None But The Rain.
¿También se rieron de ti Townes?
Hoy me he controlado, te he estado a punto de comprar otra vez cuando te tengo en mil versiones, es verte y querer entrar en esa cocina fronteriza donde luce el sol pero se intuyen las sombras, las sombras de Townes.

3 comentarios:

  1. Animo Rodri, estoy contigo, Amy, Townes etc problemas tio, independientemente de qué tipo de persona sea (que los habrá buenos, normales y malos como en todos los órdenes de la vida) son gente enferma y lo único que les hace falta alrededor es gente que los quiera de verdad.

    Pd. Townes era muy grande y tenía que ser buen tipo, igual que N. Drake, segurisimo. Es sólo que hay personas que no son más fuertes que sus propios problemas y éstos acaban por hacerse insoportables para esas personas.

    Abrazo y ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Joserra, ¿te importaría que utilizara una frase de este tu post en una entrada que tengo pendiente de publicar? Con autor, enlace y mención obviamente.

    Un abrazo grande para tí y otro para nuestro Townes.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto kamarada...Townes es mucho Townes!

    ResponderEliminar

Amo la música más que a todo.

Amo la música más que a todo.
Todos los textos pertenecen a Joserra Rodrigo salvo citas y párrafos con su autor referenciado.